PEREIRA, SE PREPARA PARA LA NAVIDAD.

Compartir

En los últimos años Pereira ha tenido la oportunidad de vivir una navidad de manera cultural, junto a los tradicionales alumbrados, música parrandera y demás formas de celebrar en familia, el arte y sus múltiples manifestaciones han llegado para hacer de esta época una alegría aún mayor.

La época de navidad ha llegado a la ciudad y para muchos el plan es ir a las iglesias, centros comerciales, parques, y casas populares para disfrutar de la decoración y los eventos. Uno de los elementos navideños y costumbre más arraigada en los pereiranos es el pesebre, una manera de representar el nacimiento de Jesús con figuritas que se originó en la Edad Media, cuando en el siglo XIII, San Francisco de Asís lo hizo por primera vez. Casi 800 años después aún se siguen haciendo, cambiando de acuerdo a la época y el lugar, a los contextos y dinámicas propios de cada sociedad.

Aparentemente, el fraile se encontraba predicando en la campiña de Rieti, Italia, cuando un crudo invierno se avecinó y él que vestía con harapos, buscó abrigo en la ermita de Greccio. En estas circunstancias, llegó la Navidad de 1223. San Francisco estuvo en el bosque orando y meditando en el Evangelio según San Lucas, cuando tuvo la inspiración de recordar ese gran momento del nacimiento del niño Jesús. Construyó entonces una chocita con paja, imitando el portal donde la Virgen había pasado la noche de su alumbramiento. Llevo un pesebre al interior, trajo un burro y un buey, e invitó a todos los lugareños a representar la hermosa y emotiva escena. En poco tiempo, toda Italia estaba haciendo lo mismo. De ahí se difundió a España y luego a toda la Europa cristiana. La costumbre fue tan bien recibida y tan promovida por la Iglesia, que Latinoamérica adoptó la tradición, incluyendo sus figuras artesanales que hoy son muy cotizadas cuando son antiguas.

Hoy en día son muy frecuentes ver barrios enteros construyendo sus pesebre en materiales tan diversos que van desde los materiales reciclables hasta con los mismos objetos que tienen en sus casa para darle una apariencia aún más real. Los niños se divierten y recuerdan el sentido de esta época que para muchos es la mejor del año, tiempo de encuentro, de descanso y de compartir con los que más se quieren. También es muy frecuente visitar las iglesias cada una con su estilo de pesebre tan diferente y donde se aprovecha para entrar con la divinidad, rezar y reflexionar. Los centros comerciales también aportan a esta iniciativa al colocar en sus áreas comunes pesebres de gran dimensión con una preocupación por la innovación, el diseño y el arte en su construcción. Quizá los que más recuerden los pereiranos sean los de San Andresito y el Bolívar Plaza, pesebres mecánicos que a través del movimiento, la recreación del día y la noche, los sonidos logran una atmósfera de realidad que sorprende a grandes y chicos.

Mientras disfruta de la programación de la NAVIDAD CULTURAL los invitamos a hacer un recorrido por diferentes espacios de la ciudad para disfrutar y apreciar la creatividad de los pereiranos y su pasión por este tiempo del año.

Compartir
Artículo anteriorDiarismos
Artículo siguienteLa navidad empieza en junio