La emisora que une a la gente

Compartir

Dejar a un lado los audífonos, poco a poco, ha sido una oportunidad que Dora Ligia Molina Barrientos no ha desaprovechado y le ha permitido disfrutar la programación de la Emisora Cultural Remigio Antonio Cañarte con sus compañeros de oficina. “Muchas veces se han acercado y me han preguntado el nombre de la emisora, porque les encanta, sobre todo la música colombiana en las mañanas”.

Dora Ligia es abogada, especialista en Derecho Administrativo y Pedagogía en Docencia Universitaria, su trabajo como auditora en la DIAN le exige cumplir un horario de oficina, que para ella, es mucho más ameno con la ambientación de la emisora.

“La Emisora Cultural aporta cultura a nuestra región, rescata la música colombiana y sus compositores, su programación permite escucharla en el trabajo, cuando se estudia o se hace una lectura, ayuda a relajar, despeja la mente, crea un ambiente más agradable”.

Esta oyente asidua, da cuenta de más de 15 años escuchando sin falta los programas: Colombia y sus canciones, Instrumentales del medio día y los villancicos de la época decembrina. Y son solo algunos de los sonidos que encabezan su programación favorita. “Me encanta la música colombiana, para empezar el día, la selección de instrumentales es muy buena y abre un espacio para despejar la mente e iniciar la jornada de la tarde, los villancicos además nos invitan a recibir con alegría la navidad”.

Para Dora Ligia, la emisora es un referente que une a las personas, es una excusa para compartir un buen rato e incluso para traer a la mente recuerdos muy queridos. Historias oyentes Dora“Cuando mis hijas tenían 6 y 9 años de edad, me sentaba con ellas a escuchar los villancicos de la Emisora Cultural, y las animaba a que se inscribieran para concursar. Un día me comentaron que les gustaba la forma como les hablaba el locutor y querían conocer la emisora, así que las llevé, nos permitieron entrar y les gustó mucho, luego tuve que comprarles micrófonos porque ellas querían jugar e imitar la transmisión de la emisora”.

El radio sobre el escritorio sirve de altavoz al tiple que deja su rastro de café y campo. La mañana avanza deprisa y la tarde llega de repente, dejándose seducir por los sonidos de clásicos instrumentales. Ambos dejan el sabor de una emisora que resulta familiar, que se siente propia y ese es precisamente el sentimiento de Dora Ligia. “Es súper importante que la Emisora Cultural de Pereira cumpla 26 años, porque quien quiera conocer de música clásica, sus compositores y su biografía, la Emisora abre el espacio, le da oportunidad a los jóvenes que quieren estudiar o estudian música y también da una muy buena impresión de la ciudad a los extranjeros que nos visitan y tienen la oportunidad de escucharla. Además nos permite conocer la programación cultural de la ciudad, y algo muy importante: no tiene comerciales”.

Foto: Pop Up

Compártenos la información de tus eventos culturales.

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre