MEMORIA, SONIDOS Y VOCES DE LA EMISORA CULTURAL DE PEREIRA EN SUS 25 AÑOS – Parte II

Compartir

Empaques decorados, ediciones de lujo, versiones únicas de composiciones, discos autografiados y música del piso al techo es la vista dentro de la colección musical de la Emisora Cultural de Pereira Remigio Antonio Cañarte.

Algunas cifras de los discos por géneros 

 

Música clásica 1046
Colombiana 480
Alternativa (compositores contemporáneos, música vanguardista, minimalista) 64
Música brasileña 53
Grandes voces 86
Hispanoamérica 146
Instrumentales 217
Jazz 383
Nueva era 257
Pop 41
Sonido del mundo 135
Zarzuela 19

ARCHIVO SONORO

La consecución de música de la emisora inició junto con su fundación en 1990 con una colección particular del musicólogo Benjamín Saldarriaga González, el primer programador de la emisora, quien facilitó sus propios casetes para nutrir las emisiones. Luego diseñó   la grabación de 2.000 más con contenido de música clásica, tanto vocal como instrumental.

Más tarde la emisora adquirió una enciclopedia de música clásica muy famosa en la época, la Colección Salvat con 100 discos de composiciones clásicas. Con acetatos y casetes la emisora fue construyendo su propia biblioteca musical. Con el paso de los años los oyentes empezaron a donar música, especialmente clásica y posteriormente se empezó a comprar material discográfico en discos compactos y después en formato digital. Se adquirió música brasileña, hispanoamericana, rock, pop, mucho jazz, música instrumental, estilizada, grandes voces y nueva era para tener material abundante para satisfacer a los oyentes con diferentes géneros. Recientemente se ha adquirido mucha música colombiana y se cuenta en la actualidad con más de 5.500 discos compactos de diferentes géneros. Sumado a esto la emisora recibe la colaboración de los libretistas quienes en la mayoría de los casos suelen aportar de sus colecciones privadas la música que suena en sus propios programas.

Actualmente el archivo musical se encuentra en una etapa de digitalización, para prevenir el deterioro que puedan empezar a tener los discos. Algunos casetes y vinilos se conservan por ser muy difíciles de conseguir, por ser versiones particulares y a manera de patrimonio sonoro de la ciudad

Otros artículos de la misma serie