ESCENA LIBRE: Primer Festival Intercolegiado de Teatro 2017

Compartir
Fotografías: Cortesía de Alan González

Por: Alan González Salazar

Hacer presente objetos o personas en apariencia lejanas debió ser una actividad lúdica para estas primeras comunidades que nos legaron el arte dramático como un juego libertario, como un ritual que creó la necesidad de comunicar a través del asombro y de las capacidades insospechadas del cuerpo humano, de la puesta en práctica de estrategias discursivas que nutrieron la retórica y otras disciplinas de gran estima para la conformación de la cultura: la galantería, los adornos, la sagacidad, el engaño, la seducción, en fin, las pasiones humanas son aquí representadas para ilustrar a la comunidad de los alcances de un sentimiento irrefrenable, del abandono paulatino de los dioses y sus mitos, de su condición mortal. De las artes, quizá solo el teatro puso en primer plano a la muerte, puso en primer plano el hecho “trágico” de morir y enfrentarse al destino. El arte contemporáneo se ancla en este puerto, quiere unir lo distante, develar “el orden oculto” e inconfesable del comportamiento humano.

En la ciudad de Pereira, Tropa Teatro realiza un esfuerzo evidente por elevar la calidad estética en la puesta en escena de historias de impacto y especial relevancia social, con actores y actrices de renombre, en los que ya se advierte un horizonte tenaz para quienes quieran seguirlos en este oficio. En consonancia, es también de celebrar el gesto del Festival Intercolegiado de Teatro que reanima la Universidad Libre de Pereira y su área de cultura, ya que aporta a la continuación de un proceso abandonado por las dinámicas no siempre consecuentes de la política. Dicho festival reunió más de quince agrupaciones teatrales de Santa Rosa, Dosquebradas y Pereira, de instituciones públicas y privadas, con el ánimo de exaltar la labor, muchas veces silenciosa, de niños y jóvenes que exploran sus aptitudes para el canto, la danza, la interpretación musical o el uso retórico del discurso.

Vuelven entonces los estudiantes a las tablas, se encienden los reflectores que hoy siguen iluminando la carrera de actores como Fredy Yate, Mauricio Flores, Jhon Alex Toro, entre otros, que dieron sus primeros pasos en festivales parecidos a este y cabe, por ejercicio, preguntarse ¿Por qué considerar hoy trascendente el hecho que la niñez y la juventud accedan al teatro? Puesto en práctica ¿Qué amerita representar en las aulas, qué historias considerar de mayor valía?, y estos cinco días de teatro demostraron que son aquellas que los educa, aquellas historias que les hace dudar de las convenciones sociales, que les hace protestar, elevar la voz.

Son motivos, los del teatro, siempre trascendentes, si buscamos ocupar el lugar de “otro” este “ser” es a su vez símbolo de fuerza, aunque esté vencido, porque también refleja la consciencia del hecho, de la empresa arriesgada. El teatro se enfrentó y se enfrenta al terror, quiere encarnar aquello que esta “más allá de sí mismo”, en un juego que es siempre expresión de actividad libertaria. Cuando una institución educativa asume un curso electivo en artes dramáticas abre el telón para iluminar aquellos talentos que exaltan la vida y son fruto del “bienestar” al que se aspira en materia educativa ¡Si el conocimiento solo se redujese a la técnica y no fuese una preocupación colectiva! Tenemos necesidad de vernos vivir, de influirnos unos a otros, de apropiarnos del pasado o de representar “de nuevo” los conflictos en los que se resuelve los valores que profesamos como sociedad. Al estudiar teatro se aprende maquillaje, diseño de vestuario, plano de luces, escenografía, manejo de coros, entre tantas otras disciplinas que enriquecen la mente y el cuerpo y amplían los horizontes de sentido del conocimiento, de las formas en que desplegamos dicho saber.Ahora bien, se exhibieron al público obras como “Los Borrachos” de la Escuela de Teatro
de la actual Secretaria de Cultura, dirigida por Claudia Bibiana Sánchez, con especial acierto para la apertura del festival, por ser su temática urgente en una ciudad con altos índices en el consumo de alcohol y que parece desconocer las consecuencias a nivel de “salud mental”; el primer puesto a mejor obra fue para el Colegio Labure de Santa Rosa de Cabal, bajo la dirección de Juan de Dios Aguirre, con la obra “Dorothy está perdida”, una versión libre del Mago de Oz adaptada a las problemáticas educativas contemporáneas, destaca las escenas musicales de la obra, las cuales le confieren ritmo; el segundo puesto fue para la Escuela de Talentos de Pereira con la obra “Pluma y la Tempestad”, con dramaturgia de Arístides Vargas y dirección de Mónica Vélez, es una radiografía de un escritor enfrentado al mundo en permanente conflicto y por último, la Institución Educativa Santa Isabel se hizo al tercer puesto con la obra “Así se cuenta la historia” cuya directora, Victoria Santamaría Osorio, demuestra intuición para ordenar los planos con una aguda percepción de los colores como recurso narrativo.

Más fotografías del encuentro:

MEJOR ACTRIZ Y MEJOR VESTUARIO Y MAQUILLAJE: Laura Gutiérrez.
Colegio Villa Fanny, Dosquebradas. Obra: “El Pricipito en busca del Planeta Azul”.
Dirección: Víctor Hugo Henao.

MEJOR ACTOR: Juan José Aldana. Institución Educativa Hugo Ángel
Jaramillo. Obra: Nerón, Colón, Adán. Dirección: Alonso Marulanda.

MEJOR DIRECTOR: Juan de dios Aguirre.

Compartir
Artículo anteriorPostal: SALAestrecha

Compártenos la información de tus eventos culturales.

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre