El Don Quijote pereirano

Compartir
Foto: Archivo particular

Foto portada: Archivo particular

En la temporada Alta 2016 de Tropa Teatro asistimos al alumbramiento del ilustre caballero de la triste figura, esta vez remasterizado y traducido al paisa.

De Miguel de Cervantes Saavedra se dice que más que un escritor fue un profeta, que junto a René Descartes y el descubrimiento de América, fracturaron el pensamiento medieval para dar inicio a la Modernidad.

Kundera lo llama el padre de la novela, Bloom asegura que es el canon occidental. Con toda esta retahíla trataba de explicarles a mis estudiantes de Literatura Universal, la deuda eterna que la literatura tiene con el creador de un modelo narrativo que se sostiene hasta nuestros días, sin que después de 400 años haya nacido otro autor que rompa con el heredado molde.

don-quijote-de-la-manchaAl parecer mis lecciones tediosas y copiadas de lo que había escuchado decir de manera más convincente por diferentes especialistas en Cervantes, no tenían mucho éxito con los primíparos, expertos en las sagas de momento y los youtubers de moda. Con caras largas y quijadas destempladas abrieron frente a sus ojos los libros empolvados, que en letras doradas góticas llevan escrito en su lomo el nombre de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, ediciones que suelen tener más de mil notas a pie de página para explicarle al lector los modismos caídos en desuso.

Mis chicos no entendían el castellano de hace cuatro siglos, los fragmentos humorísticos no se les parecían chistosos, el mundo paródico y descabellado del caballero de la triste figura, era para ellos era un discurso farragoso y escrito en un idioma incomprensible. Comprendí que estaba perdiendo mi primera batalla de atrapar en las redes de las letras a futuros lectores empedernidos. Hasta que ví la valla donde Tropa Teatro anunciaba el estreno de Quijote, el espejo del hombre, y deseé con todas mis fuerzas que mis estudiantes por fin se vieran reflejados en la obra.

La aventura del famoso hidalgo que de tanto leer libros de caballerías se le seca el cerebro y decide hacerse caballero andante, los hizo destornillarse de la risa.

En la sencillez escenográfica de un rectángulo blanco, fuimos testigos de la grandilocuencia que ha alcanzado la Tropa en esta nueva apuesta teatral. A través de imágenes oníricas, música en vivo, marionetas, máscaras y un lenguaje cercano, mis estudiantes comprendieron que no se trata de una historieta solamente, sino que el relato de Alfonso Quijano les estaba desvelando el gran secreto que esconde la literatura, “El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”, susurra el caballero que recorrió el mundo entero sin moverse de su cama.

El Don Quijote de la Tropa Teatro nos regaló una experiencia inolvidable una vez más. Logró lo que yo llevaba semanas explicando, podemos ser todo lo que queremos, pero no nos atrevemos y esto solo es posible a través de la lectura.

Pues el guerrero es quizás la metáfora más justa para personificar al lector. Ahora todos mis chicos quieren padecer esa enfermedad incurable y alucinar al lado de Don Quijote para derrotar sus propios molinos de viento.

1 Comentario

Compártenos la información de tus eventos culturales.

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre