TU CUENTO EN MOVIMIENTO, LITERATURA Y MEDITACIÓN PARA NIÑOS

COMPARTIR

Usar el juego para acercar los niños a los libros y combinar la lectura con herramientas de meditación, es el objetivo de Escena Urbana. Su propuesta, “Tu Cuento en Movimiento” presenta la lectura como una actividad comunitaria, divertida y que se puede leer con el cuerpo.

Luego de crear  la escuela de yoga Escena Urbana,  Andrés Jiménez y Gisela Hincapié deciden enfrentarse a las dinámicas del trabajo comunitario con “Tu Cuento en movimiento”. Un proyecto que vienen realizando desde 2013 con grandes grupos de niños de diferentes comunidades, maestros y bibliotecarios. La actividad toma cuentos infantiles en formato libro-álbum y propone una relación con éstos a través del juego y la alegría. Para  aprender que los libros además de leerse, se juegan.

La actividad es  también una excusa para enseñar herramientas de yoga y meditación para que los niños puedan estar más tranquilos,  tengan un mejor control de sus emociones y mayor concentración. “Aprenden a querer los libros que compartimos y jugamos durante las actividades.  Vuelven a esos cuentos, los profes nos lo han dicho. Estamos acostumbrados a que la lectura es una actividad intelectual, se relaciona con el silencio, la quietud  y la soledad. Pero Tu Cuento en Movimiento propone que   sea una actividad comunitaria y divertida, que se puede realizar con el cuerpo”, dice Andrés.

Luego de evaluar un primer ejercicio realizado en 2013, resultaron ganadores de la Convocatoria  Estímulos 2014 con la cual se acercaron a 25 comunidades de Pereira con talleres diseñados para la  población infantil.  Para el presente año se propusieron ampliar el impacto, también con el apoyo del IMCFT,  y recibieron más de 200 multiplicadores de grupos como  bibliotecarios de Comfamiliar Risaralda, Secretaría de Educación y  directores de los programas de lectura de la instituciones educativas oficiales de la ciudad para tratar problemas con niños agresivos, que no se concentran, que no le gusta leer. “Se hizo manifiesta una crisis de motivación y herramientas en los ámbitos educativo-escolares. Los profes encontraron en nosotros una solución para afrontar de manera distinta  su labor, que es muchas veces una fuente de estrés” continúa Andrés. Los participantes son responsables de  grupos de niños  en comunidades vulnerables  y aplican la metodología aprendida no sólo a talleres de lectura sino a sus clases en general.