CONVITES CIUDADANOS POR EL SALADO DE CONSOTÁ, DOS AÑOS CONSERVANDO PATRIMONIO

Compartir

Disfrutar del río sin contaminación, aprender y proteger el patrimonio pereirano es la invitación que hace, el último domingo de cada mes, la Fundación Salado de Consotá. Una iniciativa que empezó hace dos años como una manera distinta de relacionarnos con nuestro territorio.

Solo es necesario armarse de botas pantaneras, refrigerio, vestido de baño, bolsas plástica y utensilios de jardinería para participar en el convite ciudadano por el Salado de Consotá, un espacio en donde existe una fuente salina explotada desde épocas prehispánicas que convirtió la sal en una de las primeras industrias de la zona. En el salado se han encontrado también restos arqueológicos que datan de hace 10.300 años de antigüedad.

Para el domingo 29 de marzo se se planea el tercer convite del año, con un ciclopaseo hacia el sitio, se compartirán alimentos y se disfrutará del agua. El punto de encuentro es el puente sobre el Río Consotá, sector Caracol-La Curva, en la vía Pereira – Armenia a las 9 de la mañana.

El proceso inició en abril de 2013 con un pequeño grupo de voluntarios que realizaron labores de conservación con motivo de los 150 años de Pereira. Para la fecha se ha logrado consolidar un equipo de Vigías del Salado de Consotá, quienes desarrollan actividades de educación e interpretación ambiental y cultural del sitio, recolección de basuras, organización de senderos, reforestación con especies nativas, ornamentación, construcción de puentes en guadua y siembra de plantas ancestrales, alimenticias, aromáticas y medicinales en una huerta agroecológica. A estas actividades están invitados también las personas que quieran aportar a su patrimonio.

Un proyecto a futuro es consolidar el Salado de Consotá como un Parque Arqueológico e Histórico ya que es, junto a la Catedral de Nuestra Señora de La Pobreza, el patrimonio de esta categoría más importante de Pereira.