21 C
Pereira, CO
domingo, diciembre 17, 2017

Letras de Cambio

LOS SACRAMENTOS DEL MAR

La historia empieza con un llamado de auxilio: “Busco mis raíces familiares. Mi abuelo salió de España a buscar refugio en República Dominicana. Se llamaba Emilio Palacín Yance. Mis bisabuelos murieron en la gu...

Poesía para descansar del mundo

La angustia generada por olas y olas de información desconecta al hombre de su propia aldea, de su esencia, lo deshumaniza y lo aleja, por supuesto, de sus se...

EL SEÑOR DE LAS MOSCAS

En la tradición judeocristiana Baal- Zabuh, Belcebú, es el demonio, el señor de las moscas que sobrevuelan la carne putrefacta de los holocaustos. Nunca mejor pensado un seudónimo como el escogido por Fernando Garavito para firmar y titular sus columnas de opinión: Juan Mosca, El señor de las moscas.

CAPERUCITA FEROZ

Caperucita Roja se  calza sus  zapatillas Converse blancas  y parte rumbo a un After party. “Vuelvo en tres días”, dice y mamá le recomienda...

‘Ojo de Tigre’, o la reinvención del publicismo literario

Si en condición de lector consigues ser asistido de un cierto encantamiento debido al objeto del que lees, ya puedes decir que al menos...

AGUAS TURBULENTAS

Finaliza la segunda década del siglo XX. El mundo todavía no se recupera de la devastación de la primera guerra mundial y ya se...

EL GOCE DE NARRAR

Cuenta Mircea Eliade que en los campos de concentración soviéticos tenían más posibilidades de sobrevivir los prisioneros que corrían con la fortuna de tener...

TAMBORES EN LA NOCHE

Al fondo, muy al fondo del tiempo, suena un tambor en la cerrada noche de África. A miles de kilómetros de allí, esclavizados, humillados y...

ENTRE UNA LUNA Y LA SIGUIENTE

Los vasos silbantes Poesía Gustavo Acosta Vinasco Editorial Jirafa Enana Pereira, 2015 74 p.Vamos por nuestro cuerpo como quien conduce una nave al garete en un laberinto que somos...

SABOR DE PECADO DULCE

Con arrestos de guapo Autobiografía Lisímaco Salazar 2015 518 p.El escritor Lisímaco Salazar pasó por la vida envuelto en llamas. Las llamas del deseo apagadas a medias en...

EDITOR PICKS